1. Almendras: tienen un alto contenido en calcio y en ácidos grasos esenciales. Se recomiendan en la infancia por su alto contenido en calorías. Se pueden usar para hacer leches, batidos, en platos preparados y para picar entre horas. Para los adultos se recomienda tomar no más de 100 grs diarios por su alto contenido en calorías.

  1. Avena: es un cereal con un alto contenido en calcio y magnesio. Sirve tanto en la infancia para ayudar al crecimiento como en la edad adulta para evitar la osteoporosis. Además se dice que tienen un efecto calmante sobre el sistema nervioso. La avena se puede consumir en copos como cereal del desayuno con leche de soya, en grano como un cereal, en forma de leche de avena, o en harina para prepara panes.
  1. Leche de soya: la leche de soya tiene un contenido nutricional equiparable a la leche de vaca, aunque es mas baja en calorías y en calcio. Muchos fabricantes la enriquecen con calcio y vitaminas A y D. Contiene fitoestrógenos que tienen propiedades inhibidoras de los tumores y tiene un alto valor proteico. Sirve para preparar postres, batidos, panes, panqueques y para tomar con los cereales del desayuno. Se puede encontrar con distintos sabores y es un buen sustituto del vaso de leche al que nos hemos acostumbrado.

  1. Vegetales de hoja verde: los vegetales de hoja verde como las acelgas, espinacas, lechuga, berros o canónigos son un alimento rico en calcio y en magnesio con lo que son muy indicadas para la osteoporosis ya que favorecen la entrada de calcio en los huesos.
  1. Sardinas: las sardinas son uno de los alimentos mas ricos en calcio además de contener ácidos grasos esenciales de la familia omega 3, muy importantes para el crecimiento en la infancia. Los niños deberían consumir sardinas al menos una vez a la semana para evitar deficiencias de estos ácidos grasos y para mantener un buen nivel de calcio.
  1. Leche de arroz: Otro tipo de leche que sirve para sustituir la leche de vaca y de más fácil digestión que la leche de soja. Tiene un sabor suave y ligeramente dulce por lo que no se recomienda para preparar platos como salsas o sopas. Sin embargo es ideal para hacer panes, postres, galletas y panqueques.

  1. Quesos vegetales: Si buscas una textura similar al queso puedes usar los quesos vegetales que suelen estar hechos con proteína de soja y tofu, o con arroz o leche de avena. Se les añade almidón de maíz o tapioca para darles una textura sólida parecida al queso. Si esperas unos quesos que funden bien estarás decepcionado, aunque algunos quesos vegetales pueden ser deliciosos.